Estoy Sana y Disfruto Más de la Vida.

Esta es una pequeña introducción en la que os cuento como en unos años y en que circunstancias ha cambiado mi vida hasta llegar al momento en el que me encuentro hoy, feliz, con mi salud restaurada y con toda la energía que necesito cada día.

¡Ahí va la presentación!

Mi carrera profesional hasta hace unos años estaba enfocada al mundo del Turismo y las Relaciones Públicas, esos fueron mis estudios en la Universidad, y lo cierto es que siempre me han gustado las relaciones sociales y el trato con la gente.

Comencé organizando eventos

El trato con la gente se me da bien, hacer que todos estén cómodos y a gusto, supongo que de ahí viene toda mi vocación de servicio hacia los demás.

El principio de mi historia

Seguramente es muy parecida a la de la mayoría, he tenido Psoriasis desde que tenía 4 años, algo no muy habitual en esta enfermedad, es una edad muy temprana en general para que se manifieste, aunque lo cierto es que cada vez veo casos de niños más pequeños envueltos en vendas a causa de las placas…¿Será la alimentación?¿Nos daña desde que estamos en el vientre de nuestras madres?. En definitiva, gracias a esta piedra, he encontrado mi camino y he llegado hoy día al punto en el que me encuentro.

Siempre tuve pequeños o grandes brotes, según se conjuraran los astros, prácticamente esa era la respuesta de los profesionales a los que mis padres acudían casi cada año o varias veces al año alguna vez… porque cuando tenia un brote, a veces en la cara, en las manos, en la cabeza… buscábamos otro profesional de la medicina a ver si este nuevo nos ayudaba.

Crecí y la psoriasis conmigo

Entre los 20 y los 25 tuve varios brotes muy fuertes de Psoriasis, tan fuertes, que me cubrían el cuerpo entero, cara incluida, pero estaba tan acostumbrada a vivir con esto y me habían dicho tantas veces que no tenía curación que por aquella época aún vivía pensando en una solución temporal, en pasar el chaparrón, superar aquella crisis, y hasta el próximo…

Seguí luchando contra ella, pero cada vez más química y los brotes más intensos

Evidentemente seguía creyendo que los médicos me iban a dar una solución, además conozco a Dermatólogos de mucho prestigio a nivel nacional, ellos me hacían recomendaciones, pero siempre bajo la misma premisa, eso no se cura…

Entonces yo seguía con sus tratamientos para poder aliviar el malestar, las cremas con cortisona, que me aliviaban el picor, unas pastillas que tenia que tomar 2 horas antes de tomar rayos UVA para curar las placas, esas pastillas eran una bomba cuando las tomaba durante 8 horas o así, ya no lo recuerdo bien, no podía salir a la calle, si salía, tenia que llevar gafas de sol muy opacas porqué uno de los efectos que podían producir las pastillas era que se me podía quemar la Cornea, ademas de que no las podía tomar por un tiempo continuado por los residuos que estas dejaban en el Hígado…¡¡Pero era la única forma de que las placas y el picor desaparecieran!! La situación era, placas o hígado fastidiado.

¡¡¡Este fue mi último tratamiento!!!

¡¡¡NO PODÍA SEGUIR ASÍ!!!.

A punto de empezar mi nueva vida

A los 30 tuve mi última crisis, empecé a visitar especialistas en medicinas alternativas, Una Kinesiologa… que me ayudó bastante.. otros terapeutas de otras disciplinas, Médicos naturistas….Pero seguí mi periplo personal…

Alguien cercano me recomendó que visitase a un Médico Chino.

Hasta entonces todo este mundo para mi era prácticamente desconocido, pero se me empezaba a vislumbrar una nueva vida, una nueva forma de entender la salud, respetuosa conmigo misma y con mi entorno, sin dañar mis órganos para solucionar o mejor dicho pretender solucionar un síntoma, porqué los brotes en mi piel eran solo la parte externa, nadie se había fijado hasta entonces del camino que había que recorrer para descubrir porque mi cuerpo manifestaba esos síntomas, ¿Qué era lo que me estaba haciendo daño?.

Hubo un antes y un después de La Medicina tradicional China

Para mi fue el gran descubrimiento, el principio del camino hacia la sanación, me ayudó a entender que tenia que estudiarme, que tenía que empezar a conocerme, a todos los niveles, espiritual y físico.

Por supuesto en mi camino de aprendizaje toma valor la energía y también me hago cargo de su continuo cuidado.

Empiezo mi formación estudiando Homeopatía, pero siempre para mi crecimiento personal, mi intención no era dedicarme profesionalmente a ello.

Después de la Medicina china y sus virtudes, seguí con mis búsqueda de conocimientos y recorriendo el camino hacia la sanación.
Es en estos años cuando veo que mi verdadera vocación es conocer como funciona el cuerpo, porqué enferma y cuando lo hace, de que forma podía volver a encontrar la salud.

Me encuentro en un momento de verdadero crecimiento personal.

A causa de mi pasado, en el cual, creía en la ciencia, sobre todas las cosas, me centré en métodos más científicos dentro de las Medicinas Naturales.

Esto no significa que no crea en todas los tipos de medicinas naturales, cada uno tiene que encontrar su camino y cualquiera de ellas te puede ayudar a hacerlo.

Un día mientras comía con un gran amigo, Samuel, me cuenta que está terminando de estudiar algo que se llama Diagnostico de Nutrición Funcional.

Diagnóstico de Nutrición Funcional. 

Se apoya en 5 pilares fundamentales,

  1. Alimentación
  2. Descanso
  3. Reducción del estrés
  4. Ejercicio Físico diario
  5. Suplementación
«Lo primero que cambié fue mi forma de alimentarme y enseguida cambió mi vida»

¿Porqué Diagnostico?porque a través de unas pruebas de saliva o de orina, o de heces, pruebas de laboratorio que buscan en profundidad tu estado interno en general, hormonal, el equilibrio de la vida (microbiota) dentro de tus intestinos y como esto está afectando al desarrollo de las funciones vitales de tu organismo y en consecuencia hacia donde van dirigidos tus síntomas.
Así va desenredando poco a poco la madeja de tus síntomas para llegar a la realidad de la enfermedad, de esta forma, cuando todo está claro, llegamos al equilibro, a la sanación,

¡El milagro!. Pero no es un milagro, es saber escuchar al cuerpo, es tratarlo bien, recuperar sus funciones originales, y devolverle la salud a través de métodos no invasivos, sin química, sin estrés y con cariño, con amor por nosotros mismos y por nuestro entorno.

Hoy mi psoriasis está curada, ya no tengo brotes, mi intestino está equilibrado y mi organismo recibe los nutrientes que necesita y reacciona de manera eficiente, tengo mucha mas energía, mi piel está resplandeciente, mi pelo brilla y tengo más cantidad, estoy en mi peso perfecto y de ahí no me muevo, el humor…¡¡¡el humor me ha mejorado!!! con esto quiero decir, que veo la vida desde otro prisma, mucho mas bonito, mas sosegado, en definitiva, estoy sana y disfruto mas de la vida.